Diario de un colono a la umbría de un verode II.

consejo

 

Este fin de semana, de cuclillas sobre el techo de mi casa, acompañando al verol en su exilio, entablé conversación conmigo mismo, dialogo que, a menudo, me trae conflictos, en esta ocasión no fue así. Sin casi desearlo, logré acordar conmigo mismo.

Entre tejas, recordé expresiones reiteradas por distintos personajes del político abanico de la desvergüenza. Recuerdan seguro, las reiteradas ocasiones en las que hemos escuchado lo de ”trato colonial”, expresión similar a “región ultraperiférica”, ambas señalan el status colonial de Canarias y, sin embargo, disfrazan esa realidad, con ese matiz hipócrita que pretende la semejanza en las formas y no en el contenido, negando, por supuesto, nuestra agria y penosa existencia colonial.

Será por ello que no me sorprende el atrevimiento recatado de Pablo Iglesias, en estos días de mercadeo electoral, afirmaba, cual iluminado, que deseaba que Canarias dejara de ser un ejemplo de colonialidad para convertirse en referente en renovables. Original es la formulación, por lo absurdo del axioma. Como los demás, los de la casta, se aproxima al concepto y huye de él, con la mala conciencia del colonizador.

Sin embargo la naturaleza del partido que dirige responde perfectamente a esta estrategia. Se trata de un tipo de partido que Kirchheimer denomina catch-all party (partido atrápalotodo). Su característica básica es abandonar sus propuestas ideológicas a cambio de la obtención de votos. Diluye su perfil ideológico para extenderse hacia el centro o al espacio en el que se encuentren el mayor grupo de electores. Así cambia su discurso en Canarias intentando ocupar el centrismo nacionalista. Ya lo ha hecho en política exterior: OTAN, Ucrania, Siria,etc.

Por último para responder perfectamente a este perfil de organización, según los descriptores de Kirchkeimer, es necesario un líder carismático. El puzzle está completo.

Bueno Don Pablo, piquémoslo menudo. Resulta que si somos un ejemplo en renovables, dejamos de ser colonia. Ciertamente original. Nunca imaginé que las renovables fuesen el camino de los pueblos para su descolonización. Curioso.

Dicho de otro modo con renovables en Canarias, España abandona las islas y nos configuramos como un Estado ¡Pues mira tú por donde! Tanto siglos, tanto pensar y no habíamos dado con la clave. Tenía que venir un extraño a dictar doctrina.

¡Vale ya! Bien está que un español reconozca el rol de España como país colonizador y el de Canarias como colonia. No requería mucho estudio, pero algo es algo. Pero si acepta esa realidad, sea coherente, salvando las diferencias, como Paul Sartre que apoyó la independencia de Argelia, apóyela, sea consecuente.

Ni que decir tiene que la izquierda europea, en ocasiones, ignoraba, se mostraba huidiza, ambigua o era contraria a la descolonización de los pueblos sometidos por sus países de origen, así que no se debe esperar más del republicanismo español, pero señor Pablo Iglesias trate con respeto a este pueblo y no responda a una avería estructural con una receta de cocina.

Sinceramente me aburren. Si a alguien quedaba alguna duda, nada se nos pierde en estas elecciones que nos ocupe y preocupe. Atrápelo todo, pero en su país: España.

                                                                                                      Chema Hernández

consejo2