FREPIC-AWANYAK

logo frepic

FREPIC-AWANYAK

 Frente Popular por la Independencia de Canaria

 

¡NO MÁS VOTO COLONIAL!

POR UN PARLAMENTO INDEPENDIENTE

Ante la convocatoria electoral al Parlamento Autónomo y las administraciones locales del 24 de mayo, la Dirección Nacional del Frente Popular por la Independencia de Canarias, FREPIC-AWANYAK, quiere hacer llegar a la sociedad las razones por las que pide a todas las canarias y canarios, que no voten:

El Archipiélago Canario, desde que fueran sometidas sus Islas con la fuerza de las armas por el incipiente Estado español, soporta una carga histórica psicosocial, política y económica colonial que, a pesar del pretendido maquillaje democrático e institucional, permanece presente en todas las estructuras de la sociedad canaria, administración autonómica y del Estado.

Los precedentes históricos coloniales, inequívocos; la propia consideración de provincias de ultramar, al igual que lo fuera Guinea Ecuatorial y el Sahara Occidental con las dictaduras, hasta la llamada transición española de los setenta, caracterizan su colonialidad y ninguna institución ha promovido proceso democrático alguno que haya cambiado tal situación desde la expresa y auténtica voluntad del Pueblo canario.

La Constitución española del 78 no ha convalidado, ni ha prescrito, las prerrogativas derivadas del vínculo del Archipiélago Canario con la corona española y, esto es así, porque los derechos fundamentales imprescindibles para cualquier pronunciamiento con garantías democráticas, fueron moneda de cambio, con la connivencia de colonos y sectores asimilados, para impedir la libre voluntad de la población canaria sobre tal vínculo con España que, en todo caso, debe fundamentarse en el “derecho internacional clásico y actual y el derecho comparado, y no en el derecho interno español.

La consecuencia jurídico-política de esa Constitución española fue la imposición de una Junta Preautonómica, primigenia del futuro Parlamento Autónomo, que con decisiones amañadas al margen de la voluntad popular y el sólo voto del partido español UCD -mayoritario al ausentarse las otras representaciones políticas- aprobó un modelo Estatutario vía artículo 151 de la Constitución española que impidió y sigue impidiendo el ejercicio de la voluntad soberana del Pueblo canario, manteniendo cautivas las plenas funciones del Gobierno y del propio Parlamento.

El marco jurídico-político impuesto por España a estas Islas, basado en el derecho derivado de su Constitución y la legislación europea, conculcan: los artículos 13 párrafo 1 a), 1 y 55 de la Carta de las Naciones Unidas; la declaración sobre la descolonización del Comité de los Veinticuatro; las resoluciones de la 13ª Reunión del Comité de Liberación de OUA en julio de 1968; la resolución 43/47 de noviembre de 1988 en la que declaró el período 1990-2000 "Decenio Internacional para la Erradicación de la Colonialismo” prorrogado al 2010-2020; y, especialmente, las resoluciones 1514 y 1515 de Declaración de Independencia de diciembre de 1960 y otras concomitantes, ratificadas por el propio gobierno del Estado español en la ONU. Derechos que la Metrópoli ha impedido sistemáticamente ejercer suplantándolos por convocatorias electorales, como la que del próximo 24 de mayo, para así mantener desarmada, jurídica y políticamente, la voluntad de la población del Archipiélago Canario.

¿Qué Gobierno y Parlamento son éstos, que están incapacitados para convocar elecciones o disolver la cámara, actos intrínsecos a sus propias naturalezas, y limitados a un Estatuto de la Comunidad Autónoma Canaria que nos imponen una comunidad que no es la nuestra?

No obstante, y a pesar de los resultados, el día después de las elecciones Canarias seguirá igual. La incapacidad de los nuevos elegidos de viejas formaciones con reaccionarios privilegios y otros envueltos en nuevas marcas que vienen a la colonia con mágicas recetas ideológicas y orgánicas para dar “modernidad y transparencia” a la dependencia: escenificar la necesidad del anacrónico vínculo colonial, dando privilegios a unos pocos pero quitándoselos a Canarias; permitiendo saquear los recursos y arruinar a nuestra gente; así, como perpetuar un régimen autonómico que, agradecido, administra las migajas de nuestro pan recogido en las mesas de la Metrópoli.

Advertimos a la sociedad canaria de la inutilidad del voto en una colonia para elegir representantes de un Parlamento y un Gobierno incapacitados para tomar decisiones que, como Nación, nos corresponde. Voto que, en tanto no sea para un plebiscito de soberanía o independencia, sólo servirá para consolidar el sistema y alargar nuestra agonía, sintiéndonos extranjeros en nuestro propio País.

No será una decisión estéril, sólo la ABSTENCIÓN preocupa al colonialismo porque cuestiona el statu quo impuesto en las Islas. Cada vez, son más los canarios que NO VOTAN y se ABSTIENEN constituyendo la inequívoca mayoría socio-política y, siendo su resultado, argumento principal ante la opinión pública internacional, el que permitirá llamar la atención sobre la arbitrariedad que impide nuestras justas aspiraciones de constituir un Estado canario libre, democrático y soberano.

Es por todo ello que, el Frente Popular por la Independencia de Canarias, FREPIC-AWANYAK, continuador de los principios históricos anticoloniales en que se sustancia el movimiento socio-político y la ABSTENCIÓN, que impulsa el Consejo para la Descolonización y la Transición Nacional del Archipiélago Canario, CDTN, pide a toda la sociedad canaria que NO VOTE.

Por la Dirección Nacional del FREPIC-AWAÑAK